Artritis séptica

Toggle: English / Spanish

Definición

Es la

debido a una infección bacteriana o micótica. La artritis séptica que se debe a las bacterias que causan tiene síntomas diferentes y también se llama .

Nombres alternativos

Artritis bacteriana; Artritis bacteriana no gonocócica

Causas

La artritis séptica se desarrolla cuando las bacterias u otros organismos (microorganismos) patógenos diminutos se propagan a través del torrente sanguíneo a una articulación. También puede ocurrir cuando la articulación se infecta directamente con microorganismos a raíz de una lesión o durante una cirugía. Los sitios más comunes para este tipo de infección son la rodilla y la cadera.

La mayoría de los casos de artritis séptica aguda son causados por las bacterias del estafilococo y estreptococo.

La artritis séptica crónica (que es menos común) es causada por microorganismos como Mycobacterium tuberculosis y Candida albicans.

Las siguientes situaciones incrementan el riesgo de padecer artritis séptica:

  • Implantes de articulaciones artificiales
  • Infección bacteriana en alguna otra parte del cuerpo
  • La presencia de bacterias en la sangre
  • Padecimiento o enfermedad (como diabetes, y enfermedad drepanocítica)
  • Consumo de drogas por vía intravenosa (IV) o por inyección
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario
  • Traumatismo reciente en una articulación
  • Artroscopia reciente u otra cirugía en una articulación

La artritis séptica se puede observar a cualquier edad. En los niños, ocurre con mayor frecuencia en aquellos menores de 3 años de edad. La cadera es un lugar de infección frecuente en los bebés. La mayor parte de los casos son causados por las bacterias estreptococos grupo B. Otra causa común es la Haemophilus influenzae, especialmente si el niño no ha recibido la vacuna contra esta bacteria.

Síntomas

Los síntomas por lo general aparecen de manera rápida. Se presenta fiebre e inflamación articular que generalmente está en una sola articulación. También se presenta dolor articular intenso que empeora con el movimiento.

Síntomas en recién nacidos o bebés:

  • Llanto al mover la articulación infectada (por ejemplo: durante el cambio de pañal)
  • Fiebre
  • Incapacidad para mover la extremidad con la articulación infectada (seudoparálisis)
  • Irritabilidad

Síntomas en niños y adultos:

  • Incapacidad para mover la extremidad con la articulación infectada (seudoparálisis)
  • Dolor articular intenso
  • Inflamación de la articulación
  • Enrojecimiento de la articulación
  • Febrícula

Se pueden presentar escalofríos, pero no es común.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica examinará la articulación y hará preguntas acerca de los síntomas.

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Tratamiento

Se utilizan antibióticos para tratar la infección.

Descansar, levantar la articulación por encima del nivel del corazón, y aplicar compresas frías pueden ayudar a aliviar el dolor. Una vez que la articulación comience a sanar, ejercitarla puede ayudar a acelerar la recuperación.

Si el líquido articular (sinovial) se acumula con rapidez debido a una infección, se puede introducir una aguja dentro de la articulación para extraer (aspirar) el líquido. Los casos graves pueden requerir cirugía para drenar el líquido de la articulación infectada.

Expectativas (pronóstico)

La recuperación es satisfactoria si el tratamiento con antibióticos se realiza de manera oportuna, pero si el tratamiento se demora, se pueden producir daños permanentes en las articulaciones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor si presenta síntomas de artritis séptica.

Prevención

Los antibióticos preventivos (profilácticos) pueden ser de gran ayuda para las personas que están en alto riesgo.

Referencias

Cook PP, Siraj DS. Bacterial arthritis. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Kelly and Firestein's Textbook of Rheumatology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 109.

Kaplan SL. Septic arthritis. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 685.

Version Info

  • Last reviewed on 5/18/2017
  • Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.